Los argentinos se animan a cumplir más fantasías sexuales con sus amantes que con sus parejas

Sexual Fantasy

Es sabido que con los años en las relaciones estables se termina la pasión. En cambio, la relación fugaz con un amante casado es de puro placer, sin preocupaciones ni cuestiones diarias que interrumpen el disfrute. El mito popular dice que tener una ventura ayuda a destapar el costado sexual más aventurero, por eso muchas mujeres buscan amantes casados con el fin de explorar y ser transgresoras, pero… ¿es realmente así?.

¿Por qué nos llama la atención lo prohibido?. ¿Nos animamos más a concretar las fantasías sexuales con un amante que con una pareja estable?. ¿Un amante puede dar más placer que tu propia pareja?. ¿Se vuelve rutinario el sexo en una pareja estable?. Claramente por sentido común tanto la fugacidad como el deseo de lo prohibido y la novedad generan mayor entusiasmo.

A partir de todos estos interrogantes y con el fin de conocer más acerca del comportamiento de sus usuarios, Second Love, el dating site exclusivo para infieles líder en Latinoamérica, realizó una encuesta anónima a sus usuarios para profundizar en el tema de las fantasías y los resultados fueron sorprendentes: 8 de cada 10 usuarios aseguraron que se animaron a cumplir sus fantasías sexuales con su amante. A su vez, el 77% confesó que el amante ha tenido más herramientas para seducir y dar placer que su pareja estable. El 65% considera que tener una pareja estable limita la posibilidad de cumplir sus fantasías sexuales, y por el último el 80% cree que puede NO involucrarse sentimentalmente con su amante.

Ante la pregunta de por qué creen que buscan contactos con mujeres casadas o porque una mujer casada busca amante y por qué se animan a cumplir sus fantasías sexuales con ellos y no con sus parejas, las principales respuestas fueron en primer lugar por exceso de monotonía en la rutina diaria, en segundo lugar por que su pareja no accede a ello, y en tercer lugar porque lo prohibido genera más adrenalina.

Las parejas estables pueden sufrir cambios con el tiempo pero la figura del amante idealizada dentro del imaginario colectivo siempre existe. Si bien la necesidad de afecto y el sexo son los motivos principales para aventurarse en el laberinto de tener un affair, muchas veces el amor o la falta de afecto convierte al vínculo transgresor en un mal necesario. Un hombre busca contactos con mujeres para escapar de su rutina y la monotonía pero es ahí cuando buscar vivir una aventura paralela cobra sentido. La vida es una y hay que disfrutarla.

También puede gustarle...